12/9/12

El camino seguro que va donde no quiero


Hasta que no realice la vacuidad, tendré aferramiento propio y estimación propia; con estimación propia todas mis actividades, incluso las de Dharma, son sutilmente en mi beneficio y en perjuicio de los demás: (con esta mente) siempre estoy procurando utilizar a los demás en beneficio del yo, y yo sigo en el infierno.

Aferramiento propio y estimación propia son como dos caras de una sola moneda: no se puede tener la una sin tener la otra. Aunque técnicamente ahora mismo no estoy en el infierno, sino en el reino humano, con estas dos mentes y particularmente con la mente de estimación propia, estoy en el camino seguro que va al infierno: si no la abandono es como si estuviera ya allí. Además, todos los infiernos ocasionales, es decir, las situaciones mentales y físicas que de cerca o de lejos se parecen a infiernos ya en esta vida humana, vienen sin excepción de esta mente y se sostienen sólo por ella.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

mmm buenas frases, amigo. Lástima que las palabras 'estimación propia' y 'autoestima' se parezcan tanto.. y en cambio la primera composición ('Estimación propia') signifique algo muy negativo(por convenio del lenguaje en este budismo concreto), más parecido a la palabra de connotación negativa más estandar 'ego'; y en cambio la 'autoestima' tenga connotación positiva. A veces unos puentes (de palabras) son más difíciles de pasar que otros, y requieren más instrucciones de paso... de cara a llegar 'al otro lado' donde 'hay conocimiento o comprensión'. 1 abrazo, amigo

Jaume Fusté dijo...

Gracias por tu comentario. Estoy del todo de acuerdo.