31/3/09

Meditación breve sobre la vacuidad del cuerpo

Identificar el objeto de negación. - El cuerpo que normalmente veo, que está sentado aquí, con el que me identifico y al que me aferro fuertemente y considero mi posesión más valiosa; el cuerpo que aparece como existiendo en sí mismo sin depender de nada más, no existe.

Determinar la implicación. - Si el cuerpo que normalmente veo existe, ha de ser o bien uno con sus partes o bien algo diferente de sus partes. Ya que todo lo que existe es uno o diferente, no hay tercera posibilidad.

Determinar la ausencia de igualdad y la ausencia de diferencia. - El cuerpo no es uno con sus partes porque las partes del cuerpo no pueden ser el cuerpo, porque son partes. Y el cuerpo no es algo separado de sus partes porque sin las partes del cuerpo no hay cuerpo. --- Si digo que la cabeza es el cuerpo, he de decir también que las manos etc. son el cuerpo, con lo que hay muchos cuerpos y no tiene sentido. Y si imagino que las partes del cuerpo - la cabeza, los brazos, piernas, tronco, órganos internos - desaparecen, ¿qué queda que se pueda llamar cuerpo?...

Conclusión y encontrar el objeto de meditación. - Ya que no puedo encontrar el cuerpo ni entre sus partes ni separado de sus partes, he de concluir que el cuerpo que normalmente veo no existe. Donde antes aparecía un cuerpo inherentemente existente, ahora aparece una ausencia. Esta ausencia es la no existencia del cuerpo que normalmente veo, la naturaleza real del cuerpo, su vacuidad.

2 comentarios:

Acuarius dijo...

Tú no eres el cuerpo.

Tú no eres la mente.

Tampoco eres los pensamientos
ni las emociones.

Tú eres el YO SOY.

Tú eres el alma.

Tú eres inmortal.

jfm dijo...

Vale. Gracias.