31/12/09

Primera tarea ahora

He tenido un último medio mes de lo más irregular y movido, principalmente físicamente (y de rebote también un poco mentalmente), con el resultado de que mi práctica formal se ha resentido y ha quedado, y está ahora mismo, bastante trastocada. Mi primera tarea ahora es, por tanto, recuperar la práctica formal regular, y muy en especial la sesión matinal del Yoga de Buddha Heruka, viendo que es lo único que me mantiene ligado o conectado formalmente a la esfera del Tantra. Como soy un principiante, he de entender que al menos una práctica formal al día es esencial, y que si no, no hay manera de salir de lo ordinario y sentirse en conexión con lo extraordinario. Por ejemplo, en el Camino Gozoso de Buena Fortuna dice:
Normalmente sólo nos acordamos de ir por refugio cuando estamos experimentando dificultades, pero si vamos siempre por refugio, incluso cuando todo va bien, llegaremos a sentirnos tan cerca de Buddha que, cuando experimentemos alguna desgracia, recibiremos ayuda fácilmente. Si sólo vamos por refugio en tiempos de crisis, puede ser que no seamos capaces de recibir ayuda inmediatamente.
Tal como en general no me es posible acceder a Refugio inmediatamente si no he construído un puente al Refugio gradualmente previamente, tampoco me es posible acceder al mundo iluminado del Tantra inmediatamente sin construir un puente de luz al Tantra previamente. He de saber que este puente se construye gradualmente por medio de la práctica formal regular diaria. Quizá por esta razón se dice de los libritos de oraciones y meditación (sadhanas) que son los métodos técnicos, o tecnologías, para conseguir realizaciones.

4 comentarios:

aQuieSToyYo dijo...

Te deseo Jaume que recuperes ese ritmo tan presente y necesario en todo en nuestra vida. ¡Ojalá pudiera ya hacer lo mismo!

Jaume (Lleida) dijo...

¡Claro que lo puedes hacer! ¿Quién te lo impide? Es sólo un ratito por la mañana. No hay que hacer grandes cosas, lo único es estar allí presente. Además, cada uno a sus cosas está bien, no todos necesitamos las mismas cosas al mismo tiempo.

Muchas gracias por tus buenos deseos. Un feliz año de paz y prosperidad, y hasta pronto.

aQuieSToyYo dijo...

¡Nadie me lo impide! Lo que ocurre es que por la mañana hay épocas en que no tengo fuerza de voluntad para levantarme a las 6 de la mañana. Eso significaría que me tengo que poner el despertador a las 5:45 (tardo mucho en despertar del todo) y que tendría que meterme en la cama a la 10 para dormir al menos 7 horas. Sin embargo, jamás logro irme a la cama antes de las 12 (salvo que esté realmente cansada). Sin embargo, el mejor momento del día para mí es la mañana porque la tarde tiene demasiado movimiento (tareas, prisas y falta de espacio cómodo).

En fin, que es algo que necesito y practico pero a salto de mata, sin regularidad ni ritmo. Lo más curioso es que cuando empecé sacaba tiempo por la mañana y espacio por la tarde. Eso puede querer decir algo ¿no?

Jaume (Lleida) dijo...

Si pienso que la práctica formal de meditación me es benéfica, creo que no es del todo inapropiado al principio hacerme un poco de violencia a mí mismo, obligándome a seguir un programa de práctica, tanto si a otra parte de la mente le gusta como si no -- (hay una parte de la mente a la que esto decididamente no le gusta, antes preferiría verse ahogada río abajo).

Sería parecido a como uno se obliga a ir al dentista, aunque ir al dentista no le gusta y hasta le da miedo, simplemente porque se siente tan bien llevando unos dientes tan blancos y bonitos.