24/8/12

Lo contrario de preocupaciones

Del Festival de Verano de este año, después de tres días de enseñanzas intensivas de mañana y tarde, ¿qué se ha aprendido concretamente, o qué se recuerda? Sólamente un único punto de enseñanza e instrucción (así es la vida), y es éste:

Preocupaciones. Preocupaciones. Preocupaciones. ¿Qué es lo contrario de preocupaciones? No preocupaciones: fe.

¿Es muy poco? Sin duda. Pero tampoco es tan poco, si se mira bien. Porque durante todo el año, hasta el Festival del año que viene, recordar este pensamiento puede ser como tener un cohete para disolver y disipar nubes instantáneamente cada vez que se quiera tener un cielo claro. Aunque la analogía no sea muy afortunada, quiere decir que durante todo el año se pueden disolver todas las nubes de las preocupaciones del cielo claro de la mente por el simple método de recordar aplicar fe.

Preocupaciones. Preocupaciones. Preocupaciones. ¿Qué es lo contrario de preocupaciones? No preocupaciones: fe.

2 comentarios:

M. eMilia Pavón dijo...

Jaume, voy a soltar un pájaro, lo siento: ¿Dónde se adquiere la fé?

Jaume Fusté dijo...

¿Dónde se adquiere la fe, dices? No parece que sea cuestión de dónde se adquiere, sino de cómo. Diría que se adquiere primero abandonando prejuicios. Principalmente prejuicios contra la fe. Y después examinando honestamente las diferentes alternativas con esta actitud mental abierta, libre de prejuicios.

Creo que esto sería lo primero.