3/7/09

Pequeños problemas (1)

De repente me ha surgido un problema personal en el trabajo relacionado con el traslado de toda la actividad desde el edificio del Instituto antiguo, que va a ser derribado, al nuevo edificio que ha sido construído al lado; y relacionado con una compañera que, en medio de esta situación que nos tiene a todos medio fuera de quicio, parece muy dispuesta a darme directrices sobre lo que yo debo hacer o dejar de hacer en esta coyuntura, y a tomarme bajo su mando. A pesar de que he ido a cursos sobre asertividad, sigo sin saber comunicarme - como era de esperar - y, o bien no digo nada y me siento mal, o bien contesto de mala manera y me siento también mal. Esta vez me ha tocado contestar, y al final hemos acabado hablando los dos a la vez, discutiendo un poco a gritos, etc. Es un poco un problema porque el lunes hay que volver a trabajar, y es urgente buscar una solución porque, si no, esta situación incómoda se puede prolongar durante todo el mes de Julio, que es muy largo. No quiero que la persona se sienta herida, pero al mismo tiempo me gustaría mantener mis derechos y no ser molestado.
Si me confío al Guía Espiritual, me guiará por el camino espiritual. Ésta es la única manera de resolver todos mis problemas y hacer mi vida significativa.
En mi meditación formal de esta mañana me ha salido esta instrucción. Y me he dado cuenta de que aunque ya había meditado en ella cien veces, no asociaba mi (pequeño) problema de estos días a la clase de problemas que el Dharma puede solucionar. Porque, efectivamente, ¿cómo puede el Dharma solucionar un problema así?

2 comentarios:

Lúcia Brito dijo...

Creio que pode solucionar da mesma forma que todos os outros problemas: ajudando na visão e na ação. Não tomar o comportamento do outro como algo pessoal, nem lhe querer mal por estar causando mal a você. E, com a motivação correta de querer restaurar a harmonia do ambiente, impedir que a outra pessoa continue se comportando de forma inadequada. Não dá pra deixar uma pessoa nos perturbar e não fazer nada.
Boa sorte!
:)

Jaume (Lleida) dijo...

¡Hola, Lúcia! Gracias por tus buenos consejos y buenos deseos. La dificultad que tengo es que no sé 'hablar' con la gente. Tal como otros tienen otros handicaps, yo tengo éste. Ahora cuento un poco en la página principal cómo sigue para mí este episodio. Me alegro de tu reaparición en los blogs (he visto que tienes una nueva entrada que voy a leer después), y espero que te quedes una buena temporada. Aquí no somos tan rápidos como en el Twitter, pero también tenemos derecho a las buenas vistas.