3/10/09

Caer en lo inferior (5)

Mientras tenga la ignorancia del aferramiento propio, experimentaré el samsara. En el samsara no puedo esperar sólo felicidad. Si acepto los placeres del samsara pero no puedo aceptar sus sufrimientos, sólo acumularé más miseria sobre mí. Necesito aprender a aceptar la adversidad, o sufrimiento, con paciencia, con una mente feliz -- porque todavía sigo en la vida ordinaria, el samsara, donde las causas de felicidad son muy pocas, y las causas de miseria, infinitas.

Si me pregunto: "pero, si no existen buenas condiciones externas, ¿cómo se puede ser feliz?", me puedo contestar: "pero, ¿si existen buenas condiciones externas, ¿cómo se puede ser infeliz?".

Es decir, si me pregunto cómo es posible generar una mente feliz cuando las condiciones externas no son buenas, la respuesta es: por la misma razón por la que es posible tener buenas condiciones externas y tener una mente infeliz. Las buenas condiciones externas son sólo condiciones contribuyentes (causas secundarias) de felicidad, no son causas principales de felicidad. Si, como resultado de acciones previas he reunido las causas de buenas condiciones externas, como comodidades y amigos, pero no he reunido las causas de buenas condiciones internas, como paz mental, no tengo felicidad aunque tenga buenas condiciones.

Buddha enseña que la causa principal de felicidad está dentro de la mente misma. ¿Cómo crear o cultivar esta causa? Siguiendo caminos espirituales. Los caminos espirituales son caminos mentales, y son caminos a la felicidad.

4 comentarios:

aQuieSToyYo dijo...

Esa es una de las cosas que sí he aprendido, aceptar el samsara, pero no a sentir felicidad en la adversidad. Simplemente, la acepto, como acepto los días de lluvia o la noche. Son parte de la vida misma. Y no me hacen sufrir, especialmente porque siempre sé que hay gente que está sufriendo de verdad. Lo cual no significa que pueda seguir siendo feliz. Al fin y al cabo, ¿qué es la felicidad?.

Jaume (Lleida) dijo...

La simple aceptación ya es una mente feliz, porque es una mente que no tiene ningún problema con la lluvia. La felicidad debe ser sentirse bien, algo así. Cuando me siento bien, soy feliz. ¿No te pasa a tí lo mismo?

aQuieSToyYo dijo...

Si definimos felidad como sentirse bien, ser feliz es algo sencillo y volátil. Algo, como en difinitiva es todo, en continuo voy y vengo, noche -día. Creí que podía ser algo más.

Jaume (Lleida) dijo...

Es sencillo de entender, y volátil si va y viene. Pero si el sentirse bien es permanente, la felicidad es permanente. Esto ya es algo más. Esto es lo que buscamos. En lo de sentirse bien hay muchos niveles, y 'sentirse bien' puede ser bastante sutil: si hay aunque sea una leve sombra (imperfección) allá por el horizonte mental, ya no se puede decir en propiedad que uno está bien, porque hay algo allí que no está bien. Por ejemplo, el estar bien que experimento normalmente, que sé que es pasajero y que va a decaer y que depende de otras cosas, no puede ser un estar bien verdadero, porque saber esto también es saber que no todo está bien.

Igual me estoy enredando yo solo.