7/1/10

Compromiso de practicar (3)

Esto no quiere decir que mis actividades humanas normales sean malas y que de repente me he de dedicar sólo a la meditación. No. Quiere decir que las actividades mundanas no pueden ser el sentido último de la vida humana, y que he de seguir poniendo esfuerzo en mantener un hueco en mi rutina diaria para introducir en mi vida actividades significativas, que traerán resultados en vidas futuras. Aunque me parezca que esta vida es la única que hay y que es casi eterna, lo cierto es que es una sola vida y muy breve, mientras que las vidas futuras son incontables y de larga duración. Si estudio las enseñanzas Budistas sobre la naturaleza de la mente (lorig) cada vez tendré menos dudas a este respecto.

Quiere decir que he de practicar contento, toda la vida, sin esperar grandes resultados. Pensando que es más importante tener buenos resultados en las vidas futuras, que son muy largas, que en esta vida, que puede acabar hoy. Si no tenemos buenos resultados ahora, no importa, es sólo una indicación de que tendremos buenos resultados en el futuro. He leído que en tiempos de Buddha Vairochana, Shariputra practicó Dharma hasta el final de su vida sin obtener resultados. Pero después, cuando renació como discípulo de Buddha Shakyamuni, alcanzó la liberación casi espontáneamente, sin aplicar esfuerzo.

3 comentarios:

marié dijo...

Practicar contento, toda la vida, sin esperar grandes resultados.
Esto suena bien.
Disfrutar de la compasión, de la bodichita, de cambiarse por los demás, de desear la felicidad de los demás, de reducir la estimación propia poco a poco, como si fuéramos arrancando barrotes de la jaula o liberándonos de pesadas capas de ego, para poder vivir con más ligereza y alegría.
No suena nada mal, como modo de vida.
Saludos, Jaume.

Jaume (Lleida) dijo...

Pero Marié, para mí, disfrutar de estas cosas que dices ¡ya es un gran resultado! o al menos, un resultado más que mediano. --- Gracias por el comentario. Saludos.

marié dijo...

Sí que es un resultado en sí mismo.
Sí que lo es...

Nos vemos por el camino, hermano.